viernes, 25 de febrero de 2011

Un pequeño cuento de Augusto Monterroso


La fe y las montañas

Al principio la Fe movía montañas sólo cuando era absolutamente necesario, con lo que el paisaje permanecía igual a sí mismo durante milenios. Pero cuando la Fe comenzó a propagarse y a la gente le pareció divertida la idea de mover montañas, éstas no hacían sino cambiar de sitio, y cada vez era más difícil encontrarlas en el lugar en que uno las había dejado la noche anterior; cosa que por supuesto creaba más dificultades que las que resolvía.

jueves, 24 de febrero de 2011

¿Cómo creamos?

“Un hombre no puede actuar con acierto en un nivel de su vida
si está ocupado actuando desacertadamente en otro.  La vida
es un todo indivisible”. (Gandhi)


Cada día, vamos “construyendo” nuestras vidas a través de la manifestación de lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos.
Esos niveles, a su vez, pueden o no estar conectados con nuestro ser, con quienes somos. A menudo manifestamos no desde lo profundo de quienes somos, sino desde la creencia de que somos algo distinto, por lo común una imagen equivocada mucho más limitada que nuestra auténtica esencia. Potencialmente somos maravillosos, pero cuando no actuamos nuestro potencial, éste se frustra, queda en la nada de lo que “pudo haber sido”… pero no es.

martes, 22 de febrero de 2011

¿Creemos o sabemos?


“El conocimiento sólo puede ser recibido de una manera,
 a través de la experiencia, no hay otra manera de saber”
Swami Vivekananda

¿Cuánto creemos y cuánto sabemos? O, para no plantearlo en términos cuantitativos, ¿qué creemos y qué sabemos? ¿Distinguimos entre creencia y saber, o nos da igual?
La creencia es lo que no se ha vivido. El saber es lo que sí se ha experimentado.
Esto no tiene que ver con la concepción positivista de la ciencia, que requiere la verificación empírica de cada fenómeno y, así, lo que no es mensurable, no puede revestir carácter científico.

lunes, 21 de febrero de 2011

Elegir nuestras palabras



"Somos dueños de nuestros silencios
                                   y esclavos de nuestras palabras"
            (Anónimo - También atribuido a Mahatma Gandhi)


Ser esclavos de nuestras palabras es asumir nuestra responsabilidad, hacernos cargo, especialmente de las palabras que decimos sin sentir. Pues renunciamos a nuestra posibilidad de elección consciente y nos esclavizamos en la inconsciencia.
Siempre podemos elegir qué decir (o qué no decir). Nadie más que nosotros puede dominar nuestra lengua.

Elegir nuestra mirada


Podemos elegir qué mirar.
Podemos mirar las peores noticias de los noticieros, o una expresión de amor.
Ambas son igualmente "reales", pero ¿qué es lo que más abunda? ¿Predominan los homicidios, los robos, las peleas? ¿O son mayoría los pequeños actos amorosos que todos realizamos día a día?

viernes, 18 de febrero de 2011

Un pequeño cuento de Antonio Rodríguez Almodóvar

(*)


La princesa mona (“Cuentos al amor de la lumbre”, Alianza Editorial, 1999)
Había una vez... un rey que tenía tres hijos. Un día, cuando ya era viejo, muy viejo, los convocó a los tres y les dijo:
- Quiero que os marchéis por el mundo y el que me traiga la cosa más hermosa... que yo os diré, ése heredará mi corona.
- ¿Y qué quiere usted que le traigamos? - preguntaron los hijos.
- A ver quién me trae la toalla más preciosa - dijo el rey.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Acerca de los logros (Parte II)



En la primera parte del artículo, nos habíamos ocupado de qué es lo que queremos lograr y, dentro de ese aspecto, por un lado si buscamos ser o tener y, por otro, si buscamos por elección consciente o insconsciente. 
En esta segunda y última parte, daremos un vistazo a cómo pretendemos obtener lo que queremos lograr.

lunes, 14 de febrero de 2011

Acerca de los logros (Parte I)


Para empezar. “El viento y el sol”: una pequeña fábula de Esopo.
En cierta ocasión, el viento y el sol disputaban respecto a cuál de los dos era el más fuerte.
En ese preciso instante, apareció un hombre en el camino.
-¿Ves aquel hombre con su capa? – dijo el viento-. Quien consiga quitársela, será el vencedor.
El viento lo intentó en primer lugar, y sopló tan fuerte como un huracán.
Entonces el hombre, para librarse de él, se abrigó mejor y, cuanto más fuerte soplaba el viento, tanto más se sujetaba la capa con las manos.
Desalentado, el viento dejó de soplar.

sábado, 12 de febrero de 2011

Un pequeño cuento sufí


El deseo del buscador

Una mañana, hace cientos de años, el místico sufí Sheikh Farid se dirigía hacia el río a tomar su baño diario.
Un buscador lo siguió y le dijo: “Por favor, espera un minuto. Pareces tan lleno de lo divino; pero yo ni siquiera siento un deseo por ello. Pareces tan loco, y observándote he sentido que debe haber algo en ello. Eres tan feliz y extático y yo soy tan desgraciado; pero aún así no aparece en mí el deseo de buscar lo divino. Entonces, ¿qué hacer? ¿Cómo crear el deseo?”.

jueves, 10 de febrero de 2011

La vida que vives, es la vida que sueñas


Por Raquel GARCÍA GARCÍA (*)
          

Todos hemos escuchado alguna vez decir a alguien aquello de “las expectativas se cumplen”, y muchos de nosotros nos habremos llevado las manos a la cabeza pensando en que eso no es cierto porque a veces soñamos o nos ensoñamos con circunstancias que luego no ocurren (ya nos gustaría que pasasen), pero no se trata de eso. No se trata de soñar con experimentar un hecho o situación que nos encantaría vivir pero que consideramos una meta inalcanzable, sino de la idea general que tenemos sobre nosotros mismos y la vida que creemos realmente que merecemos llevar.

lunes, 7 de febrero de 2011

Una perspectiva de la coexistencia

(*)


Ser con otros
Vivimos en un mundo de manifestación física junto con muchos otros. Somos individuos en cuanto cada uno vive su propia vida, lo que nos confiere una unicidad irrepetible. Pero vivimos nuestra vida “con” otros, de manera que aquella unicidad se expresa en comunidad.
Podemos creer que cada uno es expresión de una inteligencia suprema. O podemos creer que somos reuniones más o menos azarosas de átomos, sin explicación trascendente alguna. Y hay una amplia variedad de posibilidades intermedias entre ambos extremos.

miércoles, 2 de febrero de 2011

¿Lo puedo todo? ¿No puedo Nada?



“El azar reparte las cartas, pero uno las juega”
Arthur Schopenhauer


¿Lo podemos todo en la vida? ¿Podemos manifestar cualquier cosa que se nos ocurra?

¿No podemos nada? ¿Apenas nos cabe reaccionar como mejor nos salga a lo que se nos venga encima, y ver qué resulta?

Son preguntas que, ante todo, exigen una elevada dosis de responsabilidad en la tarea de elaborar posibles respuestas. Luego, una igualmente alta cuota de humildad, para reconocer que las respuestas que se dan son “posibles”. Responsabilidad y humildad porque, cuando alguien intenta esbozar de modo público esas respuestas, debe sopesar que, ante ellas, se hallan personas reales con sus anhelos y sus angustias. Si aliento a alguien a que haga lo que quiera porque puede hacerlo, o que se amolde a todo porque no puede otra cosa, no tengo que hacerme cargo de lo que el otro decida o no creer, pero sí de los dogmas que formulo.

martes, 1 de febrero de 2011

Cuatro cuestiones para el crecimiento diario




Transcurrimos nuestra existencia en el día a día.

Es cada día cuando tenemos la oportunidad de aprovechar y trascender nuestro pasado, proyectar y modelar nuestro futuro. Aprovechamos esa oportunidad cuando somos conscientes de que ella está disponible sólo en el día que se abre ante nosotros, y concentramos en éste el foco de nuestra atención. Aprendemos, trascendemos, proyectamos y modelamos, HOY.